martes, 27 de agosto de 2013

FIEBRE EN EL NIÑO.




LA FIEBRE Y SUS CONSECUENCIAS

Como norma general se considera elevada cuando la temperatura en la axila alcanza los 37,5 ºC o bien 38 ºC si se toma en el recto. 
Aunque entre los 37 y los 38 que se mantiene durante 24 horas no llega a ser fiebre sino febrícula.

La sensación de fiebre puede apreciarse al tocar al niño, sobre todo en la frente y en los lactantes, en la nuca. 

También puede notarse que las pulsaciones o latidos del corazón se aceleran, aumenta el número de respiraciones, se enrojecen las mejillas, le brillan los ojos, está más inactivo, tiene sensación de frío y escalofríos, incluso puede verse un marcado descenso de los testículos en los niños.

¿Cómo se trata?

Debemos buscar que el niño esté confortable y arroparlo o quitar el exceso de ropa según se encuentre más a gusto.

Si el niño está incómodo y la temperatura es elevada (o no) puede entonces administrarse algún medicamento analgésico que le haya mandado previamente el pediatra


Es recomendable ofrecer líquidos con frecuencia, para recuperar las pérdidas por el exceso de temperatura y prevenir así la deshidratación.

Aún así, hay que valorar factores como:

1.- La fiebre dura más de 48-72 horas.
2. Si tiene de 3 a 6 meses y su temperatura supera los 39 ºC o si tiene 40 ºC con cualquier edad.
3. El niño está muy irritable o adormilado
4. El niño tiene mal aspecto general o dificultad para respirar y rigidez en el cuello.
5. Si le aparece una erupción en la piel.
6.  Si el niño tiene menos de 3 meses de edad, en cualquier caso, debe ser valorado por un profesional sanitario.

***OJO: El tema de los trapitos húmedos y los baños.

Desde hace un tiempo, si habéis acudido a un centro de salud u hospital, habréis visto unos Decálogos de la Fiebre, diciendo que no se hagan. 

¿y por qué? pues porque es como todo, si lo haces bien, no hay problema, si lo haces mal, tu hijo acaba con pulmonía.
Si decides seguir poniéndole trapos húmedos, empapados en agua tibia, y ponérselos en la frente e ir cambiandolos cada cierto tiempo cuando se note que el trapo usado, está caliente.

 Y el tema del baño, hay que meterle en una bañera durante unos minutos, "con el agua templada" o como le bañas normalmente, para que se vaya enfriando al ritmo del cuerpo los baños fríos, mejor lo dejamos a los deportistas, que a nuestros hijos.

Este es el decálogo de la Asociación Española de pediatría de Atención Primaria que veréis en los centros. : 







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado la entrada, me encantaría que escribieras algo.
Si quieres que lea tu blog, no me pongas el enlace, ponme el nombre, así google no nos castiga a ninguno.
Graciaaas.